Saltar al contenido

Los tipos de Energía Solar

La Energía Solar está presente en diferentes tipos. Se clasifica según la forma de conversión, así como el tipo de energía en que se convierte. Es importante que aprendas más sobre los tipos para que puedas ver cuánta energía necesitarás para tu configuración. Los niveles y las características también diferirán según el tipo. Conocer las categorías te ayudará a determinar si es prudente elegir un determinado sistema o no. Aquí tienes más información.

Primera categoría: cómo se transforma

La primera forma de ver la energía solar dependerá de cómo se transforme la energía en energía útil. Hay un par de tipos en esta categoría – energía solar pasiva y energía solar activa. La energía solar pasiva describe el aprovechamiento de la energía del sol sin necesidad de dispositivos mecánicos. Puede usar ventanas que dan al sur para dar luz natural y calor adicional para la casa. Hay muchas aplicaciones solares en las que un propietario puede confiar para obtener los máximos beneficios de la energía solar pasiva, como la refrigeración pasiva, la calefacción solar pasiva y la iluminación natural.

La energía solar activa implica el uso de dispositivos mecánicos para recoger, almacenar y distribuir la energía solar dentro de la casa. Las bombas, por ejemplo, se utilizan en los sistemas de calentamiento de agua por energía solar activa para hacer circular el agua por el sistema. Hay muchas aplicaciones solares que un propietario de una casa puede utilizar para sacar el máximo provecho de la energía solar activa. Se incluyen la calefacción solar activa de espacios, la calefacción solar activa de piscinas y el calentamiento solar activo de agua.

Segunda categoría: tipo de energía

El segundo medio de ver la energía solar depende del tipo de energía en que se convierte. Hay 3 tipos que pertenecen a esta categoría, a saber, la energía solar fotovoltaica, la energía solar térmica y la energía solar de concentración.

La Calefacción Solar activa se hace para calentar el aire dentro de la casa. Utiliza herramientas y equipos mecánicos como ventiladores, bombas y sopladores para ayudar a la gente a recoger, almacenar y distribuir el calor por toda la casa. Los sistemas pueden ser a base de aire o a base de líquido. Los sistemas de base líquida implican el uso de grandes tanques de agua o masa térmica para el almacenamiento de calor. La distribución se gestiona a través de sistemas de placas radiantes, zócalos de agua caliente y sistemas centrales de aire forzado. Los sistemas a base de aire implican el uso de depósitos de roca o masa térmica que retienen el aire calentado para su almacenamiento. El aire caliente se hace circular dentro de la casa mediante sopladores y conductos.

Acerca de las energías

La energía solar térmica es la energía que se produce al transformar la energía solar en calor. Hay muchas aplicaciones solares que un propietario puede utilizar para obtener los muchos beneficios de la energía solar térmica, como la calefacción solar de espacios, la calefacción solar de piscinas, el calentamiento solar de agua y la refrigeración solar térmica. La energía solar fotovoltaica se describe como la energía que se obtiene al convertir la energía solar en electricidad mediante células solares fotovoltaicas. Hay muchas aplicaciones solares que los propietarios de viviendas pueden aprovechar utilizando la energía fotovoltaica, como la electricidad solar, la iluminación solar fotovoltaica y la refrigeración fotovoltaica. La energía solar de concentración o CSP se utiliza para crear electricidad de energía solar.