Saltar al contenido

Curso de Energías Renovables

La humanidad depende de cantidades inmensas de energía para seguir en marcha. Una situación que está poniendo en peligro a nuestro propio planeta, que cada vez se resiente más, el calentamiento global es un ejemplo perfecto de lo que hablamos.

Gran parte de los miles de millones de toneladas de CO2 que se emiten están directamente relacionados con el uso de combustibles fósiles, combustibles que parecen estar destinados a desaparecer para dejar paso a alternativas más sostenibles, como las energías renovables.

¿Qué son las energías renovables?

Cuando hablamos de combustibles fósiles nos referimos a recursos como el carbón, el petróleo o el gas. Éstos son utilizados en todos los rincones del planeta por millones de compañías y de seres humanos, ejerciendo así como motor de la humanidad.

Pese al gran avance que han supuesto dichos combustibles, los habitantes del planeta están cada vez más concienciados de la necesidad de girar hacia energías menos contaminantes, como las renovables. ¿En qué consisten?

Las energías renovables proceden directamente de los recursos naturales de la Tierra, como el agua, el viento o la luz solar. Todos estos elementos son fuentes inagotables de energía, por lo que siempre podremos recurrir a ellas sin miedo a que se acaben.

Ésta ya es una razón de gran peso para su uso, pero, lo mejor es que su impacto ambiental es nulo, lo que reduciría la emisión de gases de efecto invernadero a la que estamos sometiendo diariamente al planeta. A continuación os explicamos las principales fuentes de energía renovables.

Eólica

El viento es uno de los recursos más abundantes del planeta, lo que ha llevado al ser humano a emplearlo para generar energía. Ésta se crea gracias a la fuerza que ejerce el viento sobre los molinos de viento, que al mover sus aspas lo transforman en electricidad. Precisamente, España es el cuarto país del mundo con mayor potencia eólica instalada gracias a sus 1.300 parques eólicos.

Solar

El Sol es una estrella esencial para la Tierra, sin ella los humanos estaríamos sentenciados. Sin embargo, no solo nos ayuda a sobrevivir, sino que también nos facilita un recurso que permite crear energía limpia y renovable: la luz solar.

Dicha energía puede recogerse y almacenarse gracias a diversas tecnologías, aunque, la más conocida y extendida es la de los paneles solares. España es uno de los países con más horas de luz del mundo, ¿por qué no aprovecharlo?

Hidráulica y mareomotriz

Ésta se logra al aprovechar la fuerza del agua para lograr energía que posteriormente se puede convertir en electricidad, como ocurre con la energía eólica. En este sentido, España cuenta con 7.800 kilómetros de costa que podrían desempeñar un papel fundamental para generar grandes cantidades de energía.

Biomasa

La biomasa es una de las fuentes de energía renovables menos conocidas por el público general, no por ello deja de ser menos importante que las anteriores. Esta técnica consiste en quemar materia orgánica procedente de desechos, ya sean animales o vegetales, para obtener energía. Los principales combustibles obtenidos a partir de la biomasa son leñas, astillas, huesos de aceituna y cáscaras de frutos.

Energia biomasa

El futuro será renovable

Aún dependemos totalmente de los combustibles, no obstante, parece que el futuro estará dominado por las energías renovables. Cada vez más ciudadanos y empresas son conscientes de ello, uno de los ejemplos más significativos es la aparición de los coches eléctricos, cada vez más comunes en las carreteras de todo el planeta.

Desgraciadamente, todavía hay personas que no terminan de entender el problema. No obstante, la realidad es simple: solo tenemos un planeta en el que vivir y corremos el riesgo de perderlo si seguimos así. El futuro tendrá que ser renovable si queremos subsistir como especie.

Mientras que para las renovables las fuentes de energía son siempre recursos dependientes de fenómenos naturales que se perpetúan en el tiempo, con una tasa de renovación que les permite ser utilizados por el hombre sin peligro de llegar a agotarse; en el caso de las agotables, se trata de recursos contenidos en la corteza terrestre que se encuentran formando depósitos o yacimientos finitos, y sabemos que acabarán por agotarse independientemente de su tamaño pues poseen tasas de renovación que alcanzan los cientos de miles de años, y el ritmo de explotación por el hombre no puede esperar tanto.

Si quieres seguir formándote y profundizar en este tema, no puedes perderte este CURSO COMPLETO:


ÍNDICE
1) Introducción a las fuentes renovables de energía
2) Perspectiva histórica. Evolución y adaptación
3) Tipos de fuentes y tecnologías
4) Energía solar térmica de baja temperatura
5) Energía solar termoeléctrica
6) Energía solar fotovoltaica
7) Energía eólica
8) Energía de la biomasa
9) Biocombustibles
10) Energía hidroeléctrica
11) Energía del mar
12) Energía geotérmica
13) Otras fuentes menos conocidas


Súbete a la nave del futuro y comienza a vivirlo hoy como realidad, ¡vamos!

Fuente


Y no te pierdas estos otros cursos de formación relacionados: